Por qué jugar es importante para los perros

El juego es algo innato en los perros y es importante estimularlo no solamente cuando son cachorros, sino durante toda su vida.

 

Debes saber que, para un perro, el juego tiene aspectos físicos, sociales y mentales y las tres son muy importantes para el desarrollo y el bienestar de nuestra mascota.

 

A continuación de contamos un poco más de cada uno además de alguna idea como estimularlo con un juego especifico.

 

Aspectos físicos del juego: un perro necesita ejercicio físico diario y no importa su raza o edad. Una buena actividad física tiene innumerables beneficios para la salud del perro, entre ellos la salud cardiovascular, el buen funcionamiento de articulaciones tendones y músculos. Eso sí, la intensidad del ejercicio debe estar adecuado a su edad, condición física y el estado de salud. Para un perro sano y adulto podemos intensificar el ejercicio para darlo todo y hasta cansarle, pero para un cachorro o perro senior debemos tener algo más de cuidado para evitar problemas de salud. Para un cachorro joven por ejemplo no es aconsejable que salte de alturas o que sube y baja muchas escaleras ya que los huesos, tendones y articulaciones del cachorro todavía no están de todo formado y un sobreesfuerzo o mal golpe le puede causar daños permanentes. Para un perro mayor es parecido, debemos tener más cuidado porque con la edad los huesos y articulaciones se vuelven más frágiles y le puede causar inflamación o daños graves.

 

Ejemplos de un juego físico con tu perro: hay muchas formas de un juego físico con tu perro, lo más habitual es jugar a la pelota o perseguir un disco. Este tipo de ejercicio intenso sirve sobre todo para ejercer los músculos y gastar energía. Si en tu casa no tienes espacio para lanzar la pelota, es buena opción llevarla al parque y alternar el paseo con perseguir la pelota.

Otro juego muy físico (para perro y dueño) es el “tira y afloja”, por ejemplo, con una cuerda. Además, este juego sirve para entrenar el autocontrol de tu peludo ya que debe soltar la cuerda cuando tu se lo pides y esperar a reanudar el juego con tu comando y no antes.

Como último, no hay nada igual para tu can como jugar con otro perro. Para él es divertido jugar con los de su raza, corriendo y persiguiéndose mutuamente o jugar a “pelear” de forma amistosa. Le ayuda a desarrollar habilidades físicas y sociales y seguramente es cuando más contento y cansado te lo llevas a casa.

Hay razas con niveles de energía más altas y exigencias a un ejercicio físico más exigente que otros y debes tenerlo en cuenta a la hora de elegir un perro para tu familia para que se adapte a vuestro estilo de vida. Razas de perros que necesitan mucho ejercicio físico son por ejemplo el Braco de Weimar, el Labrador Retriever, el Jack Russell, el Husky, el Border Collie, el Pastor Australiano o el Malinois.

 

Beneficios mentales que aporta el juego: un estimulo mental es para un perro igual de importante que el ejercicio físico y no debemos descuidarlo. Naturalmente, tu perro no va a ir a la universidad, pero le beneficia aprender cosas nuevas a través de ejercicios y nuevas experiencias y, nada mejor que hacerlo jugando. Si descuidamos ese estimulo mental nos arriesgamos de tener un perro aburrido que gasta su inquietud en actividades indeseadas como destruir mobiliario o ladrar de forma excesiva. Los juegos mentales aportan a tu perro nuevas habilidades como la persistencia, la creatividad para encontrar soluciones a problemas, el olfato o el autocontrol.

 

Ejemplos de juegos que estimulan la mente del perro: uno de nuestros favoritos es el juego del olfato, una de las habilitades más extraordinarios de los perros y que merece la pena entrenar con frecuencia. Puedes por ejemplo esconder unos trocitos de salchicha por tu casa o el jardín sin que tu perro vea donde las escondes y luego le dejas buscarlos. Así estará motivado y entretenido un buen rato. En vez de salchichas también puedes utilizar las galletas semiblandas de Mooiza y así le proporcionas a tu perro no solamente un rato divertido, pero también un plus para su salud (ojo, utilizar solo la cantidad diaria recomendada para su peso y no excederte).

Otra opción más avanzada de entrenar el olfato es la de recuperar objetivos perdidos en el camino, soltando un objecto con tu olor (por ejemplo, un guante) en el camino y enseñar a tu perro de buscar y recuperarlo. Puedes empezar con poca distancia y aumentarlo poco a poco siempre premiando al perro cuando encuentra el objeto perdido. Además de divertido, es una habilidad muy útil si algún día se te pierde algo de verdad.

Además, te queremos animar de mirar los juegos de inteligencia ya que hay mucha variedad en el mercado además de ideas caseras para estimular la mente de tu peludo. Hay desde puzzles y juguetes interactivos hasta snuffle mats y seguro que encuentras alguno divertido para tu can.

Aunque depende de cada perro, hay razas mentalmente más inquietas y que se pueden beneficiar mucho de juegos que estimulan su mente para evitar aburrimiento. Algunas de estas razas son por ejemplo el Border Collie, el Caniche, el Labrador Retriever, el Pitbull o el Beagle.

 

Aspectos sociales que fomentan los perros en el juego: los perros son seres muy sociables y necesitan relacionarse con tu entorno, las personas y otros animales para disfrutar de una vida plena. Un perro con mala socialización es muy propenso de desarrollar problemas de conducta como agresividad o miedos y, por eso, debemos prestar especial atención a una socialización buena desde una edad muy temprana del cachorro. Para un perro el juego es la forma preferida de interactuar y aprender y puedes beneficiarte para enseñarle habilidades básicas o trucos más avanzados. Además, cada vez que juegas con tu peludo, vuestro lazo se estrecha, mejoras la confianza y el conocimiento mutuo. Lo mismo ocurre cuando juega con otros perros ya que es la forma de hacer amigos y aprender el lenguaje corporal y las competencias sociales perrunas.

 

Ejemplos cómo mejorar la socialización del perro a través del juego: es fundamental que le dedicas tiempo para interactuar y jugar con tu perro. Eso puede ser cualquier juego (la pelota, “tira y afloja”, carreras, etc.) o el adiestramiento de los comandos básicos porque la mejor forma es que le parecerá a tu perro como juego más. Jugando y entrenando juntos es muy beneficioso para vuestra conexión porque el perro aprenderá a interactuar contigo de forma correcta, respetar tu espacio, soltar la pelota, no morder fuerte, parar cuando se lo pidas, etc.

Lo mismo aplica para ofrecerle tiempo de juego con otros perros y hacer amigos de su especie. Así aprenderá las habilidades sociales perrunas y será un perro mucho más equilibrado. Para ello puedes quedar con dueños de otros perros para jugar o pasear juntos, visitar uno área canina designado o incluso apuntarte a un grupo de actividades caninas.

 

Como ves, para tu perro el juego no es un simple pasatiempos, lo necesita para ser feliz y sano al igual que una buena alimentación y los cuidados diarios.

¿Te ha gustado el post? ¡Compartelo en tus redes sociales!

Equipo Mooiza

Hacemos complementos nutricionales ricos y saludables para perros. Porque tu perro se merece una vida sana y feliz junto a ti.