¿Cómo saber si mi perro tiene sobrepeso?

zen-y-fit-cocker-279x139

Las abuelas eran aquellas que, si no te veían orondo y bien alimentado, se preocupaban. Además, te animaban a comer una olla entera de cocido para que tu salud no peligrara. Por suerte, los tiempos han cambiado y sabemos que una alimentación sana y equilibrada, sin excesos, es lo mejor. Con nuestras mascotas ocurre lo mismo. A algunos dueños les encanta darles las sobras de la comida a sus peludos, sin privación alguna. Pero el descontrol no solamente de la cantidad, pero también en el tipo de comida puede perjudicar la salud canina.

Los perros tienen diferentes necesidades nutricionales que las personas y, naturalmente, no son conscientes de los perjuicios que puede suponer sobrepeso para ellos. La realidad es que la obesidad en perros es una enfermedad realmente grave y no debe ser subestimada. No es solamente un perro gordito, los kilos de más pueden derivar en enfermedades como la diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, daños en articulaciones, etc. Como para todos, cada animal tiene su peso ideal y cuidarlo es fundamental para asegurarle una vida larga, saludable y activa.

Si a tu perro le cuesta la actividad física, pierde agilidad o se cansa rápido por estos kilitos demás, debes tomar cartas en el asunto. Si compruebas que no tiene cintura y muestra un vientre abultado con una espalda muy ancha (observado desde arriba), es señal clara de obesidad. Una cola y articulaciones engrosadas con una capa de grasa bajo la piel tampoco es positiva. Si las costillas no se observan y son difíciles de palpar porque están cubiertas por una capa gruesa de tejido adiposo, tienes una señal clara que tu perro necesita adelgazar.

Perro obeso: No se ven las costillas, ni se notan al palpar. No se observa la cintura y tampoco existe retracción abdominal. >20% sobrepeso

Perro con sobrepeso: No se ven las costillas, ni se notan con dificultad al palpar. La cintura y la retracción abdominal se remarcan poco. >10% sobrepeso

Peso ideal: Las costillas se pueden palpar con facilidad, por detrás se percibe la cintura y el abdomen esta ligeramente retraído. Peso normal.

Hay algunas razas que son más propensos a engordar que otros, por ejemplo los Labrador Retriever, los Beagle, los Golden Retriever o el Bulldog son algunos de ellos. El culpable es sobre todo su hambre insaciable lo que les lleva en muchas ocasiones a un peso superior al ideal. Un perro de cualquier raza puede sufrir sobrepeso y hay ciertos factores que lo favorecen. Por ejemplo, la castración/ esterilización o la edad llevan muchas veces a un nivel inferior de actividad y eso por su parte a ganar peso.

Lo bueno es que la solución al sobrepeso y la obesidad perruna es muy fácil: actividad física y alimentación adecuada. Reduce la cantidad de comida habitual, cambia a un pienso light y suplementa su dieta con productos naturales como MOOIZA fit para ayudarle a limitar la ingesta de calorías y conseguir su peso ideal de forma saludable.

Paseos largos y frecuentes, jugar con él o llevarle a un pipican para que se relacione con otros perros pueden derivar en una mejora en su salud. Los kilos de más no son una broma. Un perro feliz es un perro ágil, curioso y activo. Ayudarle a que sea así, es la mejor decisión que un dueño puede tomar.

¿Te ha gustado el post? ¡Compartelo en tus redes sociales!

Equipo Mooiza

Hacemos complementos nutricionales ricos y saludables para perros. Porque tu perro se merece una vida sana y feliz junto a ti.